Una semana de okupación

Una semana de okupación

Os escribimos desde la masía okupada Mas Castelló, cerca de Orriols.

Siguiendo  con la energía y la ilusión que salió desde la acampada contra la MAT que se hizo en Fellines, hemos okupado un espacio para dar continuidad a la lucha contra la MAT, generando un punto de encuentro para compartir experiencias de luchas y una vida en colectivo que escapa de los esquemas impuestos por la sociedad del consumo.

El listado de las luchas en defensa del territorio es muy extenso: empresarios  y multinacionales con irresponsabilidad ilimitada quieren construir todo tipo de infraestructuras nocivas, saqueando los pocos recursos naturales que quedan y destruyendo irreparablemente todo lo que encuentran a su paso, en nombre del beneficio y de su malsana idea de progreso.

En estas semanas, desde la acampada hasta la okupación, se ha hablado de las luchas en contra de la TAV en Val de Susa (Italia) y en Euskal Herria, de la minería a cielo abierto de Laciana en León, del macro-aeropuerto de Notre-Dame de Landes cerca de Nantes en Francia (ZAD), del THT (la MAT en Francia) y del sistema tecno-nuclear en Normandía, de la mina de oro en Rosia Montana (Romanía), una batalla que la población acaba de vencer después de décadas de lucha, las movilizaciones contra las empresas petrolíferas que saquean y destruyen la Amazona, de la linea de la Alta tensión en Valle d’Albaida (Valencia), del intento de devastación de la montaña cerca de Tsalonika, la movilización en  Granada contra la construcción de una circunvalación/autopista.

Mas Castelló, que llevaba varios años vacía y estaba en un estado de completo abandono, es un espacio colectivo donde todxs pueden aportar lo que quieran, ideas, energía, ganas, dudas. Esta okupación no es un fin en si mismo, si no un medio para dar nuevos impulsos y retomar la lucha contra la MAT, para conectar y participar con las otras luchas por la defensa del territorio contra los macro proyectos destructores y el mundo/sociedad que los sustenta y necesita.

Queremos que la casa se llene de vida y de energías, que se construyan talleres y se difundan prácticas para aprender lxs unxs de lxs otrxs, compartiendo conocimientos y experiencias, que se reconstruyan los espacios a medida de las necesidades que encontraremos juntxs, para liberar nuestras vidas de la apatía reinante impuesta con códigos y obligaciones que nunca hemos querido.

Seguimos animadxs para continuar este proyecto e invitamos a todxs a pasar por la masía y a participar.

Porque la casa es de quien la vive, respeta y comparte, para fortalecer nuestras relaciones de forma horizontal, sin jerarquías ni líderes o representantes y unir lazos más estrechos reactivando las luchas por el territorio con más fuerza y coraje.

“La casa è di chi l’abita
è un vile chi lo ignora
il tempo è dei filosofi
la terra è di chi la lavora.”

Lxs okupantes libres y salvajes de Mas Castelló